Horario flexible

¿Quieres venir cuando mejor te venga?

Teléfono: 670031089

 Llámanos cuando quieras

Cristina Sánchez: “Los niños con dislexia precisarían de programas específicos”

En España, el porcentaje de alumnos con dislexia se calcula en torno al 6% de niños con esta dificultad por aula, es decir, que en una clase de 25 niños existen dos o tres alumnos con dificultades en el proceso de lecto-escritura. “Y si un niño no lee y escribe correctamente, es muy fácil que se quede por el camino y termine engrosando las filas del llamado fracaso escolar”, según algunos expertos en esta materia.  La Asociación Albaprende celebra el día de la Dislexia hoy en Albacete. Han querido dar voz a esta dificultad del aprendizaje, han pedido ayuda por las redes, y como una de nuestras especialidades es ayudar a los que más lo necesitan, nos hemos unido a ellos aprendiendo un poco más de la dislexia con nuestra logopeda, Cristina Sánchez.

 

SARA RUIZ: ¿Por qué es tan difícil detectar la dislexia?

 CRISTINA SÁNCHEZ: Normalmente el diagnóstico de dislexia se realiza aproximadamente a los 7 años de edad debido a que es necesario diferenciar si las dificultades lectoras se deben a un retraso o a una alteración. En el primer caso, sólo hay una maduración más lenta y, aunque ocurra más tardíamente, el sujeto alcanzará el desarrollo normal. En cambio, en el caso de la dislexia, se presenta una desviación significativamente por debajo de lo esperado a la edad cronológica del niño.

Además, se han de descartar otras causas que pudieran estar causando este trastorno del aprendizaje de la lectoescritura: discapacidad intelectual, instrucción académica inadecuada o problemas sensoriales (déficits visuales o auditivos).

Por lo tanto, la necesidad de determinar el carácter persistente de las dificultades y descartar cualquier hándicap psíquico, físico y/o sociocultural hace retrasar su diagnóstico precoz.

 

S.R.: ¿Cómo afecta al día a día de los niños?

 C.S.: El principal problema en los más pequeños se da en el colegio, lugar donde la mayoría –si no todos- los aprendizajes se realizan a través del código escrito, por lo que el niño que no domine la lectura tendrá serias dificultades para asimilar los contenidos de cualquier asignatura. Además, la mayoría de los disléxicos tendrán otros trastornos asociados, como son los relacionados con el cálculo y la expresión escrita.

Si quisiéramos ponernos en su lugar, podríamos imaginarnos inmersos en un aula donde los escritos apareciesen en otro idioma que no manejamos y todo nos sonase a chino. No es de extrañar que en esta situación nos fatigásemos y perdiésemos la concentración distrayéndonos. Y con ello, ¿cuáles serías nuestras sensaciones? Seguro que sentiríamos una gran frustración que nos llevaría a tener falta de autoestima.

 

S.R.: ¿Qué hacer si se tienen dudas sobre si el niño padece dislexia?

 C.S.: Acudir a un especialista, como es el logopeda. Este profesional realizará una evaluación exhaustiva y trazará un plan de intervención que abarque las dificultades detectadas. Cuanto más tempranamente se brinde una ayuda especializada, más fácilmente se podrán evitar los efectos negativos que la dislexia pudiera desencadenar relacionados con el bienestar emocional y el rendimiento escolar.

 

 

S.R.: ¿Cuáles son los signos que pueden hacer sospechar que alguien tiene dislexia?

 C.S.: El fracaso académico debido a la falta de dominio de la lectura, escritura y/o aritmética es lo más destacable.

Más concretamente podemos atender a ciertos indicios, como son, ente otras, las dificultades para distinguir la izquierda y la derecha; ciertas confusiones de números y letras (52 por 25, b por d u on por no); problemas con los términos temporales (ayer, mañana, días de la semana); peor coordinación motriz (para sostener el lápiz, hacer algún deporte o atarse los cordones); así como déficits atencionales y de memoria (no siguiendo instrucciones o no recordando lo que se le dice).

Remarcar también que algunos niños con problemas de aprendizaje presentan problemas conductuales y muestran un rechazo a las tareas.

 

S.R.: ¿Qué aspectos trabaja el logopeda con estos niños? ¿Y con qué herramientas cuenta?

C.S.: Para enseñar el proceso de lectura el logopeda enseñará habilidades de conciencia fonémica, empleará el método fonético, ampliará el vocabulario y, posteriormente, trabajará la fluidez y comprensión lectoras.

Debido a que las dificultades generalmente resultan de un déficit en el procesamiento fonológico, se incidirá en este aspecto trabajando a través de juegos de rimas, conteo de sílabas y manejo de los fonemas y grafías (identificando sonidos y letras iniciales o contenidas en la palabra, eliminando o sumando letras y sílabas, etc.).

 

S.R.: La dislexia no es una enfermedad, sino una forma diferente de procesar los sonidos y símbolos del lenguaje humano en el cerebro, ¿no debería tener la escuela una metodología adaptada a los disléxicos?

 C.S.: Totalmente, es necesario proporcionar estrategias compensadoras que se adapten a las características de cada alumno, de modo que este pueda acceder a los contenidos curriculares y se prevenga el fracaso escolar. Los niños con dislexia precisarían de programas específicos.

Lo que ocurre es que los libros de texto comerciales no incluyen procedimientos de enseñanza explícitos para ellos, por lo que el propio profesor sería el que debiera adaptar el material…

 

S.R.: Si a un adulto no se le llegó a detectar la dislexia en su infancia, ¿todavía es posible mejorar su calidad de vida con el tratamiento adecuado?

 C.S.: Por supuesto, se incidirá sobre los aspectos relacionados con la comprensión lectora y la ortografía, así como de manera específica se podrá trabajar con ejercicios relacionados con el mundo laboral (por ejemplo, ayudando a preparar el currículum vitae) y buscar estrategias de compensación para lidiar con las dificultades del día a día.

 

 

S.R.: ¿Qué medidas crees que se podrían adoptar para que las personas disléxicas tengan las mismas oportunidades para estudiar y desarrollar una carrera profesional?

 C.S.: Adaptaciones como, por ejemplo, realizar evaluaciones orales (en lugar de escritas), proporcionar más tiempo para resolver las tareas, reducir cuantitativamente (no cualitativamente) las pruebas escritas o evaluar el contenido de los escritos y no tanto su forma y ortografía.

Además, actualmente gracias a las TIC, surgen nuevas herramientas facilitadoras que pueden proporcionar grandes beneficios a las personas con dislexia, como son el uso de programas con reconocimiento de voz o de lectura de textos, entre otros muchos.

 

S.R.: ¿Qué les dirías a unos padres que se acaban de enterar de que su hijo es disléxico?

  C.S.: Lo primero sería desechar las ideas erróneas, en el caso de que las hubiera, puesto que es frecuente que los padres piensen que sus hijos tienen un gran desinterés por la escuela o son vagos; concienciar en la necesidad de ser pacientes y constantes, atendiendo siempre a las indicaciones de los profesionales que trabajen con sus hijos.

 

S.R.: ¿Cuáles son los principales mitos sobre la dislexia que deberían desecharse?

C.S.: La dislexia no se cura, acompañará a la persona a lo largo de la vida, pero ¡ojo! No quiere decir que no se pueda mejorar, podrán tener una excelente trayectoria académica si reciben la ayuda precisa.

Otro mito es creer que todo niño que confunde derecha e izquierda o escribe al revés es disléxico. Aunque son signos habituales no son suficientes para establecer el diagnóstico.

Otras creencias frecuentes son pensar que se trata de niños perezosos, menos inteligentes o que necesitan esforzarse más.

 

S.R.: ¿Crees que sería recomendable que los logopedas estuvieran en los centros educativos?

 C.S.: Por supuesto, los logopedas actualmente no podemos trabajar en los colegios públicos y estamos luchando para que esto cambie, debido a que existe una gran necesidad por parte del alumnado a ser atendido por este profesional. De este modo, el contacto con el profesorado sería directo y constante, así como se estaría trabajando en el propio entorno donde se desenvuelve el niño, permitiendo adaptar y personalizar el tratamiento de logopedia.

 

 

 

 

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies