Horario flexible

¿Quieres venir cuando mejor te venga?

Teléfono: 670031089

 Llámanos cuando quieras

Jesús Jarque: “Hay que empoderar al maestro en los centros escolares de España”

El pasado sábado tuvimos el placer de contar en Academia Teresa, con Jesús Jarque García, Pedagogo, Máster en Psicología y Gestión familiar, miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en Coaching Pedagógico y Educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria. Autor de numerosos libros relacionados con las pautas educativas, la pedagogía y dificultades de aprendizaje. Ponente en cursos y charlas a profesores y familias. Un hecho que no podíamos pasar desapercibido, por lo que hemos mantenido una conversación con él.

SARA RUIZ: ¿Qué es para usted la innovación educativa?

JESÚS JARQUE: La innovación educativa se supone que es llevar a cabo una serie de medidas que han sido previamente investigadas; además, hay una base científica de que efectivamente mejoran los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

S.R.: ¿Quiénes participan en el papel de educadores?

J.J.: Participan mucha gente. Hay un proverbio que dice “para educar a un niño, es necesaria toda la tribu”. Pero, en mi opinión, los principales educadores son los padres del niño, la familia más cercana y si se tratara de una serie de anillos concéntricos, el segundo anillo sería la escuela y los profesores, y de otra forma, también educan los medios de comunicación la sociedad, etcétera. Pero repito, el peso principal lo tienen los padres.

S.R.: ¿Cuáles son los signos de alarma que deben atenderse en la edad infantil?

J.J.: Son muy diferentes en caso de que sea lectura o escritura. En el caso de la lectura depende también de la edad, pero un primer signo de alarma para mí es cuando el docente detecta que un niño no lleva el mismo ritmo de aprendizaje, y se separa significativamente del resto de los niños, y esto quiere decir que lleva un retraso considerable en comparación con los demás niños. Desde el punto de vista más técnico, niños de dos o tres años que no aprenden las vocales, no son capaces de leer las palabras de manera global, su nombre, el nombre de los meses, con dificultades para segmentar las palabras en sílabas y otros signos secundarios, son los niños que tienen dificultades para aprender los colores, los números, los días de la semana; este tema cuando va asociado a lo anterior también puede ser signos de alarmas. Lo normal es que estemos atentos y tomemos algún tipo de medida.

S.R.: ¿Qué tipo de actividades (y a qué edad) le recomendaría a padres realizarlas para fomentar la responsabilidad en los niños?

J.J.: Prácticamente desde los dos años, recomendaría hacer que los menores tengan algún tipo de responsabilidad. Es decir, todo aquello que el niño pueda hacer solo sin poner en riesgo su seguridad. Las primeras veces, lo hará regular, pero llegará un momento que aprenderá a hacerlo correctamente. A los dos años, los niños quieren ir caminando ellos solos, por ejemplo. Si vamos dejándoles hacer ciertos tipos de tareas, finalmente irán cogiendo más autonomía.

 

S.R.: ¿Qué le ha llevado a especializarse en TDAH?

J.J.: Trabajo como orientador en un colegio de Educación Primaria y llevo observado que prácticamente en todas las aulas hay un niño con TDAH, o se aproxima mucho. Al final, los orientadores tenemos que dar respuesta a las familias y a los profesores. Tenemos que ofrecer soluciones a este problema. Un niño con déficit de atención e hiperactividad es muy difícil de barajar. No soy un experto en investigar sobre las causas, intento dar respuestas prácticas que se puedan llevar a cabo en el contexto de un aula.

S.R.: Muchos docentes dicen que el TDAH no existe y que se trata de niños mal educados, ¿qué opina al respecto?

J.J.: Creo que existen las dos cosas, niños mal educados con comportamientos parecidos al TDAH y la otra realidad, es que hay niños que tienen un problema. El TDAH tiene un origen neurobiológico y tiene sus síntomas. Y existen niños con TDAH mal educados. Es decir, hay que dar con un buen diagnóstico para evitar discriminaciones. Hay otros niños con desajustes emocionales, un contexto familiar caótico y esto a veces provoca niños con problemas de atención. Por lo tanto, lo que sí hay que hacer es un buen diagnóstico diferencial para saber cuándo estamos ante un problema u otro.

S.R.: ¿Se diagnostica bien en la actualidad este tipo de trastorno?

J.J.: Hay muchos errores diagnósticosEs como un sobre diagnóstico. Y falsos positivos. Y estos errores se producen más en niñas que en niños. El prototipo es una niña que se porta bien, callada, pero que está en su mundo; es decir, cuando le hablas no presta atención. Es este el tipo de alumno que pasa desapercibido, y se interpreta como un niño vago.

S.R.: Usted es orientador en un colegio de Educación Primaria, cuando se trata de temas como la separación de los padres, del fallecimiento de familiares, de enfermedades, etcétera ¿qué pautas hay que seguir para explicarle a un niño este tipo de situaciones?

J.J.: Pues en este y en otros muchos temas importantes, hay una costumbre de por proteger al niño negarle la verdad y creemos muchas veces que los niños no son lo suficientemente capaces de entender la realidad. Ellos se dan cuenta de todo. Por tanto, sí es cierto que crea muchos problemas no contar las cosas como van surgiendo. Las personas que mejor pueden hacerlo son los padres. Hay que informarles siempre.

S.R.: Si tuviera en su mano cambiar algo en la educación, ¿qué cambiaría?

J.J.: Se me ocurren muchas cosas desde mi humilde opinión. Pero sí es cierto que hay dos cosas que cambiaría; hay en educación un currículo que es demasiado ambicioso y amplio. Lo reduciría y lo haría más adaptado a la realidad educativa del momento. La segunda, se está utilizando mucho la palabra ‘empoderar’, pues es necesario en educación empoderar más al maestro. Somos profesionales de segunda, tercera y cuarta categoría, no solamente por la familia, sino también por la sociedad. Está claro que se pueden hacer las cosas mejor, pero sabemos dónde está el trabajo. En definitiva, daría más voz y protagonismo a los educadores en España. Percibo en los años que llevo trabajando que los profesores aprecian a sus alumnos y quieren lo mejor para ellos. Me gustaría que nos tuvieran en cuenta los políticos

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies